10/08/2007

Venus y Saturno

El, que todo lo devora,
dejó para nosotros
un tendal de restos.
Nos mordisqueó sin pena,
sin esperanza de saciarse,
y nos abandonó a la suerte
de quien lame sus propias heridas.
Con las sobras del banquete
ella dibuja caricias,
pinta de eternidad el instante,
cincela la certeza
de la piel.

2 comentarios:

Orson Díaz dijo...

"cincela la certeza de la piel". Pura belleza se asoma por ahí. Gracias.

Juana dijo...

snif

"él que todo lo devora"...

AGAPE

la forma del Amor que todo lo devora.

Señora a esta hora debería yo debería estar durmiendo, y qué estoy haciendo? la leo!

nuevamente...estar en su mente y en su alma Señora!

un abrazo hermana arquera...mi compañero en este tiempo es del FUEGO PRIMIGENIO DE ARIES.

todo dicho eh?

PLOP!