2/22/2008

La adivina

No habrá vidas futuras,
dijo, no las habrá.
Ni lunas ni soles.
No más atardeceres.
La lluvia no mojará tus ojos.
Ni los ojos que te miran
llorarán.
No más pensamientos
inciertos. Ninguna idea
te perturbará.
Y su voz hueca
anidó en las líneas
de mis manos.
Y su mirada
perforó mi palma herida.
Y mi aliento
echó a volar palomas
hasta entonces quietas.
No habrá vidas futuras,
dijo, no las habrá.
Sólo un día interminable,
un canto silencioso
y la luz de la palabra.

1 comentario:

Juana dijo...

basta solo un día para amar...

y volaron 9 palomas.